La primera semana de octubre es la Semana de concientización sobre las enfermedades mentales y es un momento importante para comprender el estado de nuestra salud mental y nuestra enfermedad mental. Casi todos nosotros estamos afectados por esta condición, ya sea a través del estado mental propio, de un amigo o de un familiar.

Se estima que en un año determinado, uno de cada cinco adultos se enfrenta a una enfermedad mental. Y también parece bastante joven: en la mitad de los casos, comienza a los 14 años y el 75 por ciento a los 24.

Sentirse triste o deprimido, confundido o incapaz de concentrarse son sentimientos normales que nos afectan a todos en algún momento. Pero cuando estos sentimientos no mejoran por sí solos y comienzan a interferir con su salud física o mental, sus relaciones, su trabajo o su vida cotidiana, pueden ser más que eso.


Según la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, las principales enfermedades mentales, como el trastorno bipolar o la esquizofrenia, no aparecen de la nada. Por lo general, hay pequeños cambios en el pensamiento, sentimiento o comportamiento de una persona antes de que la condición se desarrolle por completo.

Es por eso que es importante estar al tanto de las primeras señales de advertencia de cualquier enfermedad mental, incluso si no es grave. La intervención temprana puede ayudar a reducir la gravedad de la enfermedad mental o puede ayudar a prevenirla por completo.

Aquí hay algunas señales de advertencia:


  • Pensamiento suicida
  • Ira excesiva, hostilidad o violencia
  • Cambios de humor extremos: altibajos
  • Abuso de alcohol o drogas.
  • Cambios en el deseo sexual, el sueño, el cuidado personal o el apetito.
  • Incapacidad para lidiar con el estrés
  • Problemas para entender situaciones o relacionarse con personas
  • Retiro social
  • Agitación extrema, ansiedad, culpa o preocupación.
  • Apatía o una caída en el funcionamiento.
  • Sentirse desconectado una sensación de irrealidad
  • Pensamiento ilógico

Las causas de las enfermedades mentales varían, desde cosas como la química del cerebro y los genes hasta toxinas ambientales o exposiciones antes del nacimiento. Si no se trata, las repercusiones son de gran alcance y graves. Pueden provocar problemas legales y financieros, pobreza, falta de vivienda e incluso un sistema inmunitario debilitado, lo que lo hace más vulnerable a las infecciones y enfermedades.

Tener un familiar (como un padre o un hermano) con una enfermedad mental aumenta el riesgo de desarrollar problemas de salud mental. Lo mismo ocurre con una condición de salud crónica, una experiencia traumática, aislamiento social, situaciones estresantes de la vida (como divorcio, muerte o problemas financieros), consumo de alcohol o drogas, antecedentes de abuso o negligencia infantil, daño cerebral o una lesión cerebral grave.

El ejercicio es un ejemplo de un enfoque saludable y no farmacológico para tratar la depresión, una forma de enfermedad mental. Ayuda a mejorar su sueño y aumentar su autoestima, dos vínculos importantes con la salud mental. Y hay más: según los expertos de la Escuela de Medicina de Harvard, cuando hace ejercicio, su cuerpo libera endorfinas, sustancias químicas que promueven una sensación de "sentirse bien", lo que puede ayudar a mejorar la inmunidad natural y reducir la percepción del dolor. Otra teoría es que el ejercicio ayuda a estimular la noradrenalina, un químico en su cuerpo que puede mejorar directamente el estado de ánimo.


Hay muchos recursos para ayudar a las personas con problemas de salud mental. Hablar con su proveedor de atención médica puede ser un buen lugar para comenzar.

Para obtener más información y encontrar apoyo, puede visitar el sitio web de la Alianza Nacional de Enfermedades Mentales (NAMI) o llamar a su línea de ayuda al 800-950-6264.

Para una prueba de detección para ayudar a determinar si está experimentando signos de una enfermedad mental subyacente, visite mhascreening.org.

Para encontrar proveedores de tratamiento especializados, vaya a findtreatment.samhsa.gov o llame a su Línea de referencia de tratamiento 24/7 al 800-662-HELP (4357).

Lo más importante, recuerde que si usted o alguien que conoce padece una enfermedad mental, no está solo. Hay apoyo, hay recursos y hay esperanza. El tratamiento adecuado puede ayudarlo a llevar una vida significativa, productiva y feliz.


7 síntomas de trastornos psicológicos que no debes ignorar | Psicología (Febrero 2021).