A pesar de la conocida sabiduría de comer una dieta saludable durante el embarazo, una nueva investigación muestra que la mayoría de las mujeres estadounidenses no lo hacen.

Esto fue especialmente cierto entre las mujeres negras, hispanas y menos educadas, dijeron los autores del estudio.

Para las mujeres embarazadas, una dieta saludable reduce el riesgo de obesidad, preeclampsia, restricción del crecimiento fetal y parto prematuro, anotaron los investigadores.


"A diferencia de muchos otros factores de riesgo de embarazo y nacimiento, la dieta es algo que podemos mejorar", dijo la autora del estudio Lisa Bodnar, de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Pittsburgh. Es profesora asociada de obstetricia, ginecología y ciencias de la reproducción en la Facultad de medicina de Pitt.

"Si bien se debe prestar atención a mejorar el asesoramiento nutricional en las citas médicas, los cambios generales en la sociedad y las políticas que ayudan a las mujeres a tomar decisiones dietéticas saludables pueden ser más efectivos y eficientes", sugirió Bodnar en un comunicado de prensa de la universidad.

El estudio incluyó a más de 7,500 mujeres embarazadas que informaron sobre sus hábitos alimenticios durante los tres meses posteriores a la concepción. Sus dietas se evaluaron utilizando el Índice de alimentación saludable-2010, que mide 12 aspectos clave de la calidad de la dieta.


Casi un cuarto de las mujeres blancas obtuvieron el quinto puntaje más alto, en comparación con el 14 por ciento de las mujeres hispanas y poco menos del 5 por ciento de las mujeres negras, mostraron los hallazgos del estudio.

Cuanta más educación tuvieron las mujeres embarazadas, mayor fue su puntaje de alimentación saludable, pero ese aumento fue más fuerte entre las mujeres blancas. En todos los niveles de educación, las mujeres negras tuvieron los puntajes promedio más bajos, encontraron los investigadores.

Y aunque hubo desigualdades, ninguna de las mujeres de ningún grupo racial / étnico y socioeconómico logró las recomendaciones de las Pautas dietéticas para los estadounidenses, según el informe.


"Nuestros hallazgos reflejan la nutrición nacional y las tendencias dietéticas. Se cree que la brecha en la calidad de la dieta entre las personas no embarazadas es consecuencia de muchos factores, incluido el acceso y el precio de los alimentos saludables, el conocimiento de una dieta saludable y las necesidades apremiantes que pueden tener prioridad sobre una dieta saludable ", dijo Bodnar, quien también es vicepresidente de investigación en el departamento de epidemiología.

"La investigación futura necesita determinar si mejorar la dieta previa al embarazo conduce a mejores resultados en el embarazo y el parto. Si es así, entonces debemos explorar y probar formas de mejorar las dietas para todos, particularmente para las mujeres que puedan quedar embarazadas", concluyó Bodnar.

Los hallazgos fueron publicados el 17 de marzo en el Revista de la Academia de Nutrición y Dietética.


Propiedades y Beneficios del Higo Seco (Agosto 2020).